¿Choque Cultural? ¡Prepárate!

¿Choque Cultural? ¡Prepárate!

choque cultural

El choque cultural puede estropear tu proyecto internacional o intercultural, sea profesional o personal. Es la gran fuente de malentendidos entre personas de diferentes culturas, pero se puede suavizar, gestionar y superar. La clave está en tener a mano un mapa del territorio para que encuentres el mejor camino hacía la recuperación y la adaptación.

¿Qué es el choque cultural?

El choque cultural es una crisis que sufres cuando cambias de una cultura a otra. Es muy parecido al proceso de mudar una planta de maceta, que suele sufrir un shock al cambiar de una tierra a otra.

Se comenzó a estudiar este fenómeno en los años 60. Psicólogos trabajando con refugiados se dieron cuenta de que a pesar de haber llegado a un lugar seguro, no era todo felicidad y alegría para estas personas. Y de allí, se fueron identificando diferentes fases de un “síndrome” marcado por una “euforia” inicial, seguida por una crisis y luego diferentes niveles de adaptación – o de no adaptación.

¿Quién puede sufrir el choque cultural?

El choque cultural es un fenómeno universal que afecta a todo el mundo, pero de diferentes manera y no siempre de la misma intensidad. Todos llevamos instalado lo que el antropólogo Geert Hofstede llama “un programa mental” que consiste en valores tan profundos que ni siquiera somos conscientes de ellos hasta que se ponen en cuestión.

El lo explica así: “el visitante en una cultural extranjera vuelve al estado mental de un bebé, donde tiene que volver a aprender lo más simple de las cosas. Esta experiencia lleva a sentimientos de angustia, impotencia y de hostilidad hacía el nuevo entorno.

Lo más probable es que experimentarás una buena dosis de choque cultural cuando entres en contacto prolongado co personas de otras culturas, así que mejor prepararte para ello.

¿Cuáles son las fases del choque cultural?

Esta es una visión simple de cómo podría ser un choque cultural:

choque-cultural-grafico

Aquí vemos las siguientes fases en la línea azul (la línea violeta representa nuestro estado de ánimo normal):

Luna de Miel – la euforia inicial.

Crisis – el gran encuentro con la realidad del choque cultural.

Recuperación – el proceso de aprender, solucionar, encontrar el equilibrio

Adaptación – esta es la versión optimista donde se adapta, volviendo a su estado de ánimo de siempre.

Esta es una representación elemental que sirve para un primer contacto con este fenómeno. Pero me gusta más esta versión, basada en el trabajo del antropólogo Geert Hofstede:

choque-cultural-hofstede

Aquí tenemos una descripción que se acerca más a la realidad.

A través de las líneas azul, verde y amarillos, vemos tres trayectorias diferentes, que siguen un camino parecido hasta llegar a la etapa de recuperación los de la línea verde encuentran consiguen una adaptación que permite volver a su estado de ánimo normal (línea violeta) mientras que los de la línea amarilla nunca terminan de sentirse bien en el nuevo país. También existe la posibilidad de terminar incluso mejor que antes – como los de la línea azul.

Hay personas que lleguen adaptarse para llegar a sentir más o menos igual que antes de salir de su país. Pero hay otras personas que no logran superar sus sentimientos negativos hacía el nuevo país. Y luego existe la posibilidad de idealizar la nueva cultura y sentirse mejor allí que en su país natal.

¿Cuáles son las síntomas del choque cultural?

Los síntomas del choque cultural son variadas pero todos dolorosos:

Nostalgia – te echas de menos todo lo que has dejado atrás.

Desorientación – te descuadran las situaciones más cotidianas.

Ansiedad – no sabes qué va a pasar ni qué tienes que hacer.

Angustia – te sientes impotente.

Tristeza – por lo perdido.

Desesperación – cuando estás sobrecargado de cambios.

Frustración – ante la dificultad para comunicar, incluso sabiendo el idioma.

Aislamiento – porque parece que nadie te entiende, por la falta de amigos.

Enfado – ante lo que parece injusto, malo, ilógico.

¿Pero el choque cultural es realmente tan malo?

Depende un poco de tu carácter, pero hasta el tipo más flexible puede llegar al límite en medio de una nueva cultural donde efectivamente, se siente a veces como un niño pequeño que está comenzando de cero, que no sabe lo que tiene que hacer, ni lo que puede, ni como, ni cuando, ni porque.

La queja principal que recibo de personas que están sufriendo una crisis de choque cultural es que no es solo un factor, sino tantos factores, tantos cambios, problemas, retos,… y todo a la vez. Están agotados. Se apaga un fuego para ver surgir otros. Se sienten solos, perdidos, desesperados, atacados por la angustia y la ansiedad, enfadados porque tienen que adaptarse a factores que no les gustan: “Brenda,” – me dicen, – “Si fuera una sola cosa, o incluso dos o tres, yo podría afrontarlo, pero son tantas cosas a la vez.”

Desgraciadamente no hay un mando de control para dosificar los factores que producen el choque cultural. Como se dice en inglés: when it rains it pours (Cuando llueve, llueve sobre mojado).

Esta es otra manera de resumir las fases del choque cultural y sus efectos sobre nosotros, pero esta vez, teniendo en cuenta que puede que se entremezclen para que las experimentes simultáneamente mientras te adaptes en diferentes ámbitos de tu nueva vida intentando comprender e incorporar diferentes facetas de la nueva cultura:

choque-cultural-fases

¿Cuánto tiempo dura el choque cultural?

Depende. Según los expertos, lo más curioso es que parece adaptarse a la estancia de cada uno: si estás poco tiempo, la crisis puede ser más breve y si te quedas más tiempo, puede prolongarse. Esta es mi teoría:

  • Si sabes que tu experiencia intercultural tiene fecha de caducidad, que vas a volver a casa, es más fácil abrirte, aceptar y adaptar porque todo es temporal.
  • Si sabes que tu experiencia intercultural es permanente, que no vas a volver a casa, es más difícil adaptarte porque no es solamente una experiencia, sino el resto de tu vida.

Cuando vine un año a estudiar en España, pasé por todas las etapas del choque cultural y volví a casa añorando todo lo que dejé atrás.

Cuando volví a España, esta vez casada, con una niña de 2 meses y para vivir definitivamente, sufrí un choque cultural muy fuerte,  porque todo parecía más grave visto desde el punto de vista de la “eternidad”. Después de más que 20 años sigo sufriendo brotes de choque cultural cada vez que entre en una nueva faceta de la cultura aquí, cada vez que tengo que encontrar la manera de compaginar mis valores con los de esta sociedad.

Esta es mi conclusión sobre el tiempo que dura el choque cultural:

  • Una vez que estás en otra cultura, mientras sigas profundizando, seguirás encontrando nuevas facetas de la cultura y pasando por las diferentes fases del choque cultural – pero a otro nivel y quizás de otra manera (que comentaré en otra entrada).
  • Muchas personas que se trasplanten a otra cultura, llegan a un punto de adaptación, se acomodan allí y no siguen profundizando… así pueden protegerse de más choques culturales. A veces se rodean de compatriotas expatriados como ellos, otras veces simplemente dejan de estirar sus horizontes.

La cuestión entonces no es de cuanto dura este crisis sino como gestionarlo para poder aprovechar los muchos beneficios de este tipo de experiencia.

¿Qué puedes hacer para gestionar el choque cultural?

Cuando entras en otra cultura, te metes en un laberinto: necesitas un mapa y un compás. Una guía es una gran ayuda. Todos los conocimientos y habilidades necesarios para ubicarte vienen bien.

La formación intercultural es la clave para conseguir los mapas, los conocimientos y las habilidades que necesitas para encontrar tu camino hacía la adaptación. Recomiendo leer muchísimo, libros como Cultural Intelligence, Riding the Waves of Culture, Culture Maps y – por supuesto – Culture and Organizations de Geert Hofstede.

Si quieres ahorrar tiempo, busca un curso de formación intercultural, presencial o online. También puedes seguir este blog porque seguiré compartiendo mucha información de manera totalmente gratuita.

  • ¿Cuál ha sido tu experiencia con el choque cultural?
  • ¿Cómo ha sido diferente o similar a lo que cuento aquí?

¡Me encantaría conocer tu experiencia!

 

Comparte en redes sociales:

23 comments

  1. Pingback: La vuelta a casa... ¿cómo nos afecta? - Más Vida Psicólogos Málaga Benalmádena Fuengirola Antequera

  2. Aureliano - Octubre 10, 2016 4:29 pm

    Muy buen artículo, me ha encantado y se complementa mucho con otro que leí hace un tiempo en http://www.mas-vida-psicologos-malaga.com/la-vuelta-casa-nos-afecta/

    Responder
    • brenda - Octubre 12, 2016 2:59 pm

      Gracias por el enlace al artículo sobre el choque cultural inverso que vivimos cuando volvemos a casa. Es muy acertado. Hay que prepararse porque es lógico sufrir un choque cultural al salir de tu país, pero pocas personas esperan lo que van a sentir a la vuelta. Y aún menos personas comprenden a la persona que ha vuelto y que necesita apoyo para volver a encontrar su sitio en el país de origen.

      Responder
  3. Pingback: Comunicación intercultural cuando hablamos el mismo idioma - Inteligencia Cultural

  4. Pingback: Los ciudadanos globales no solo hablan idiomas - interpretan cultura.

  5. Pingback: El choque cultural y el reto de operar en el exterior - Inteligencia Cultural

  6. Pingback: 5 claves para un plan marketing más intercultural - Inteligencia Cultural

  7. Pingback: 5 Ventajas del choque cultural - Inteligencia Cultural

  8. Pingback: Una clave para superar el choque cultural - Inteligencia Cultural

  9. Pingback: Regalos internacionales son... regalos sin fronteras - Inteligencia Cultural

  10. Pingback: La paternidad subrogada es delito en España pero no en USA. ¿Porqué? - Inteligencia Cultural

  11. Pingback: Cómo convertir choque cultural en carpe diem - Inteligencia Cultural

  12. Pablo - Enero 22, 2017 3:34 pm

    Muy interesante el artículo y el blog! La verdad es que no lo conocía pero vendré a menudo.
    Un saludo, Pablo 🙂

    Responder
  13. Pingback: Relaciones internacionales: choque cultural y mediación de conflictos - Inteligencia Cultural

  14. Pingback: ¿Por qué los españoles quieren tanto a su jamón serrano? - Inteligencia Cultural

  15. Pingback: El mismo idioma - diferente mensaje - Inteligencia Cultural

  16. Pingback: Ciudadanos globales - hablar idiomas no es suficiente - Inteligencia Cultural

  17. Pingback: 5 claves para un plan marketing más intercultural - Inteligencia Cultural

  18. Pingback: Comunicación Intercultural: decirlo claro… ¿o no? - Inteligencia Cultural

  19. Pingback: ¡Cuidado con el choque cultural de relojes y agendas! - Inteligencia Cultural

  20. Pingback: La familia de Trump preocupa a los estadounidenses - Inteligencia Cultural

  21. Pingback: La paternidad subrogada es delito en España pero no en USA. ¿Porq - Inteligencia Cultural

  22. Pingback: ¿Por qué los españoles quieren tanto a su jamón serrano? - Inteligencia Cultural

Dinos tu opinión